[bsa_pro_ad_space id=2]

De presidiario a ejecutivo de la industria musical en pocos años

0

Niyah Smith desde la cárcel veía imposible alcanzar la vida que quería, pero una oportunidad inesperada se le presentó un buen día. Este hombre enfrentaba una larga condena en la cárcel, pero la oportunidad de cambiar su suerte llego a él, en  el momento que menos pensaba.

Su historia como presidiario inició a bordo de un Audi A3 en un mediodía normal en Londres, en donde Niyah Smith junto a otros compañeros se encontraban paseando. Niyah en ese entonces con 20 años, miró por el espejo retrovisor y vio que un auto de la policía se acercaba.

Uno de los chicos dice “tranquilos” y cabe mencionar que Niyah nunca había tenido problemas con la ley, nada mayor que algunas infracciones leves de tráfico.

Pero luego de todo lo ocurrido en ese momento con la detención del vehículo así como el conductor del mismo, más lo que encontraron en el asiento del conductor, de lo cual Niyah no tenía conocimiento, todo se resume a la llegada de este joven de 20 años a la Prisión de Feltham sin entender del todo lo que estaba viviendo.

Luego del debido procedimiento legal que se estaba llevando en su contra y conocer y entender los cargos por los que estaba siendo encarcelado y por los que pronto seria enjuiciado, a solo 6 semanas de su juicio, se enteró que había sido aceptado de manera inesperada en el curso de música que tendría lugar en la prisión donde se encontraba y para el cual se había postulado al ingresar a esta.

En dicho curso experimentó y creó sus primeros sonidos en el estudio, y luego de una gran cantidad de sucesos como cambios de prisión, oportunidades únicas y, después de darse cuenta que podría sacar provecho al empuje que tenía como manager, más que como productor, se vio rápidamente sumergido en la escena musical del este de Londres y en sus diferentes géneros.

Quizás también te interese leer: Vocalista De La Arrolladora Banda El Limón Sufre Extorsión Cibernética

4 años pasó en la cárcel pero este joven que no tuvo culpa de nada, siendo fiel a sus convicciones y también por el hecho de aprovechar una oportunidad en el lugar menos esperado, afrontó su tiempo en la prisión de la mejor manera, haciendo  de él algo positivo y ahora, puede contar y compartir su historia para demostrar que siempre hay esperanza de lograr las metas, pese a los obstáculos y alcanzar el éxito si se trabaja por ello.

También Podría Interesarte:
Deja un Comentario ...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.