El chile en nogada, el secreto de la cocina criolla

0

Un platillo con casi 200 años de historia del cual no se sabe con certeza el origen de su creación; pero, la versión más aceptada y quizá romántica de su origen, se remonta al 24 de agosto de 1821, cuando de la cocina del convento de Santa Mónica, ubicado en Puebla, se preparó un platillo con los colores vivos del Ejército Trigarante (verde, blanco y rojo), para celebrar la firma de los tratados de Cardona por Juan O´Donojú y el mal entendido Agustín de Iturbide.

Algunos hasta dicen que su preparación corrió a cargo de las novias de los soldados del Ejército Trigarante que tenían en Puebla, pero lo que se puede constatar es que este estado de la República Mexicana (México es conocido oficialmente como Estados Unidos Mexicanos, pero es una República Federal) fue el escenario donde los Chiles en Nogada son originarios.

Sin embargo, unos documentos con valor histórico apuntan a que las versiones expuestas anteriormente y otras que quizás has oído son falsas, ya que la preparación de este platillo emblemático de la cocina mexicana, existía mucho antes de 1821. En dichos documentos aparece el nombre de Doña Azcárate Pérez de Traslosheros como la primera en realizar esta receta tan emblemática, la cual llegó a ella por parte de la familia Azcárate o de la familia Pérez, este punto no se puede determinar a ciencia cierta, ya que la receta se transmitía de generación en generación como se acostumbraba en la zona poblana conocida como Angelópolis; es decir, de manera oral.

Sin embargo, la receta carecería de su típico sabor sin los ingredientes adecuados, los cuales solo se dan en la temporada de agosto y septiembre. Es de entenderse que también con los ingredientes se tengan el conflicto con los enlistados en la receta original; sin embargo, lo que está claro es que es una fusión de elementos de la tierra de los reinos de Aragón y de Castilla con los de la Nueva España, los cuales pese a las variantes en su preparación son utilizados los chiles de denominación poblana, la granada roja, la nuez, así como la salsa conocida como nogada.

Es bien conocido que la cocina mexicana es exquisita y laboriosa en extremo, es por ello que se puede escuchar el coro de los ángeles en cada bocado, al cual le queda bien una copa de vino blanco de cava o un buen mezcal reposado. 

Por cierto, como tema de sobremesa, la razón por la cual es un platillo reconocido a lo largo y ancho del planeta,  se debe al cineasta ruso Sergei Eisenstein, quien en 1931 rodó en nuestro país un film bajo el título “¡Que viva México!”, el cual llevo este secreto de la cocina criolla por el mundo.

También podría gustarte

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.