Biografia de NORTEÑO REAL: los mensajes de letras más actuales vienen del norte

0

La neta, Raza hay en todas partes en Estados Unidos y también pertenecen a ella los hijos de mexicanos nacidos en el país. Son bilingües. Usan mucho las redes sociales. Pero cuando se trata de sus emociones prefieren escribirlas y cantarlas de la misma manera en que lo hacían sus padres o sus abuelos en México.

En eso no hay duda. Son totalmente fieles a sus raíces y a la tradición familiar. Es su ley, la ley que los une y les da fuerza. Así se identifican con su cultura, tal como lo están demostrando los integrantes de Norteño Real.

>>>Video Recomendado<<<

Suscribete

Los cuatro son primos y hermanos. Arturo, Adrián, Daniel y Mario nacieron en Detroit, estado de Michigan, en la frontera con Canadá. Han sentido el llamado de la música desde que eran niños y ahora mismo, metiéndose audazmente en un territorio que parecía pertenecer a otros géneros latinos, le entran en algunas de sus letras directamente al sexo y sus etcéteras.

Dicen lo que cantan y lo dicen por su nombre. Al pan, pan; y al vino, vino. Siempre de frente en sus corridos, cumbias, zapateados, norteñas y canciones románticas. Con Norteño Real no hay pierde: en su repertorio hay de todo.

Dentro de esta onda tan variada, el grupo está presentando un sencillo que es todo un impacto erótico. Se titula “Etc. Etc.”, la sigla del etcétera que describe una atracción desenfrenada. La abreviatura que en este caso significa “lo demás” o “lo que se sobrentiende”.

El mensaje de esta canción se resume en pocas palabras: “Me gustaste por infiel’. A esta frase se le agregan dos reproches: “Me dominas… me perviertes”. Es la confesión con que un galán, un tipo excesivamente actual, le dice su mejor piropo a la diabla mujer que le quita el sueño y lo demás con sus consecuencias inmediatas. Por eso es que se llama “Etc. Etc.”

Así se escribe la valiente propuesta de un grupo que marca su avance con temas inéditos y una que otra versión cuidadosamente seleccionada. Por ser de origen familiar duranguense, al principio, en septiembre del año 2015, quisieron llamarse Los Reales de Durango. Pero, debido a que su estilo es auténtico norteño y lo asociaron con la fuerza de lo verdadero, adoptaron su apellido de real. Había nacido Norteño Real.

“El nombre se nos pegó, igual que el NR con que mucha gente también nos conoce”, dicen Arturo, Adrián, Daniel y Mario. Sonrientes y alegres reconocen que hablan tres y, a lo mejor, cuatro idiomas: español, inglés, Spanglish ¿y…? de inmediato aclaran que en sus canciones solo usan un leguaje: el mexicano.

Ese fue el primer vocabulario que escucharon de niños en compañía de sus abuelos y padres. “Fue lo clásico del regional mexicano. En ese ambiente crecimos”. La idea de asociarse formalmente surgió cuando Adrián, quien tocaba la batería con otro grupo cuyos integrantes no le echaban muchas ganas a la promoción del proyecto, se reunió con sus primos y tras un breve intercambio de opiniones decidieron formar un grupo propio.

Sus primeras ‘tocadas’ las hicieron en restaurantes del área que se conoce como Mexicantown en Detroit, “donde pedíamos como un favor que nos dejaran presentar nuestra música en una esquinita del local”. Muchos los miraban como si fueran niños aficionados y por eso quizás se les cerraron muchas puertas, “pero poco a poco fuimos subiendo hasta que una noche ‘nos descubrieron’ en una tocada en un night club”.

Después de una primera junta y de su contratación por la compañía PESA Entertainment Inc. se inició la agresiva actual etapa de Norteño Real. Sus integrantes entraron al estudio y grabaron las bases en Detroit. Por su parte, Arturo puso la voz en Los Ángeles.

norteno real conjunto

El resto aún no es historia. Eso ya viene. Con la promoción de “Etc. Etc.” comienza a escribirse el siguiente capítulo. Este es el lanzamiento definitivo de una propuesta realmente valiosa, atrevida, juvenil, vanguardista y refrescante que trae lo más cachondo de la vida de todos los días y que, entre sus mensajes, contiene también la certeza de que cada quien es el arquitecto de su destino.

Como punto de encuentro con Norteño Real, “Etc. Etc.” es una joyita musical y una invocación a un Cupido de consecuencias tan placenteras que se sobrentienden rápidamente. La grabación en total consta de cinco temas. Además del sencillo, incluye un ramillete musical de insospechado peso y reciedumbre: “Bye, Bye Mi Amor”, “Desperté Cuando La Luna”, “Orgásmicas Noches” y “Así Es Mi Vida”.

El talento de los cuatro integrantes de Norteño Real proviene de su innata vocación. Siendo todavía muy niños tomaron por primera vez sus respectivos instrumentos por puro gusto, sin que nadie los obligara a nada.

Coquetos a sus 22 años de edad o menos, Arturo Bustamante es el vocalista y toca el bajo quinto; Adrián Jurado es el baterista, instrumento que aprendió viendo videos; en el bajo eléctrico el experto es Daniel Jurado, en tanto que a Mario Jurado le corresponde tocar el característico acordeón de todo grupo norteño.

“Disfrutamos lo que hacemos. La pasamos muy bien. Nos encanta el escenario. Ser familia es una ventaja. Y la reacción de la gente nos emociona cuando se toman fotos con nosotros”, dicen.

En este aspecto el único y más sorprendido es Adrián, a quien en cierta oportunidad, como muestra de cariño y admiración, una chica le lanzó su tanga. En cuanto a otras anécdotas, picarescamente los cuatro primos prefieren mencionar el título de su sencillo “Etc. Etc.”, un etcétera que solo ellos subentienden en todo su real significado.

También Podría Interesarte:

Deja un Comentario ...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.