Biografía de Saúl Alarcón: El Jaguar

0

Saúl Alarcón nace en la localidad de Delicias, estado de Chihuahua, el 28 de mayo de 1988. Es el décimo tercer y último hijo de la familia Alarcón-Ruiz. Es un joven encantador, con mucho carisma y simpatía, llano y alegre, cercano a su público y a las personas con las que trabaja en su entorno.

Infancia y primeras incursiones musicales

>>>Video Recomendado<<<

Suscribete

La historia de Saúl Alarcón tiene inicios difíciles. Crece en medio de una familia numerosa, muy unida y afectuosa, donde nadie había mostrado previamente intereses musicales. Ser el último de los hijos, el pilón, como el mismo se llama,  definió su vida. Llegó a la casa de unos padres cuyos otros hijos ya eran adultos y se habían independizado, pues su madre lo tiene casi a punto de cumplir los cincuenta años.

De esta forma, se crió más cerca de sus sobrinos que con sus propios hermanos, quienes al ver la atracción del pequeño niño por la música y el baile, lo alientan a cantar en reuniones familiares las canciones de Vicente Fernández y de Los Tigres del Norte.

Formando parte de una familia de recursos muy limitados, y viviendo en un rancho, Saúl aprende muy pronto el trabajo en las labores propias del ganado del rancho de forma natural; ordeñaba las vacas, montaba a caballo, corría y se desbarrancaba. A los diez años comienza también a trabajar como empacador para poder cubrir necesidades de alimento y de vestido, mientras acude a la escuela primaria del pueblo.

Sigue también cantando en las fiestas familiares y del rancho, y se empieza a perfilar su sueño y su pasión por el canto.

Biografía de Saúl Alarcón: El Jaguar
Foto vía Facebook

Adolescencia e inicio de su vida como cantante

Ya en la preparatoria, la historia de Saúl Alarcón continua siendo dura. Su carácter solitario y reflexivo, aunque siempre alegre, lo ayuda a enfocarse aún más en su propósito de ser cantante solista de una banda musical. En clases, se ponía espontáneamente a cantar, por lo que perdía concentración, siendo reprendido por sus maestros.

A los quince años, continúa trabajando en lo que encontraba, principalmente como mesonero en un restaurante de su localidad, alternando este trabajo con el de cantante espontáneo, cantando éxitos de diferentes artistas que admiraba. En una ocasión se presentaba allí un conjunto conocido regionalmente y Saúl le solicitó al responsable que le permitiera subirse a cantar. Luego de dejar gratamente complacido al jefe del grupo, éste le propone que sea el cantante solista de toda la presentación de ese día, debido a que la primera voz de la banda estaba disfónico.

Estas oportunidades le abren a Saúl la esperanza de poder dedicarse a la música y lo logra, amenizando fiestas y bailes. A los dieciséis años, se integra como primera voz al grupo de música norteña “Los Ingratos”, con quienes se dedicaba a cantar por toda la región de Chihuahua. Con ello va poco a poco adquiriendo experiencia, y tiempo después se presenta a un concurso de música regional, llevándose un galardón. Su primera canción premiada se llama “Cielo Rojo”.

Es entonces cuando habla con sus padres y les dice que quiere dedicarse de lleno a la música; que aspira a convertirse en un cantante reconocido por lo que tiene la intención de trasladarse al DF. Sus padres lo apoyan, pero no disponen de medios para hacer otra cosa para impulsar su desarrollo. Su padre le pone como única condición que termine la preparatoria antes de salir a probar fortuna.

El día en que cumplía dieciocho años se reúnen en una fiesta familiar en el rancho “Los Ojitos”, despidiéndose de su familia para salir a la mañana siguiente rumbo a la Ciudad de México.

México DF y su despegue artístico

Su llegada a Ciudad de México no fue fácil. Sin un patrocinante, gente conocida, ni fondos para subsistir, le tocó trabajar en lo que saliera, y en ocasiones, hasta dormir debajo de un puente sin comer, mientras intentaba conseguir una oportunidad como cantante.

Tuvo momentos de desesperación, y a pesar de ello, entre sus opciones no estaba regresar a su pueblo. No abandonó su ímpetu y fue resolviendo su situación trabajando como pintor, lavando carros, siendo mesero y empacador.

Su pasión por la música seguía viva, y no volvería a su tierra sin antes triunfar en su sueño. Su oportunidad comenzó a surgir cuando Dulce Canseco, la mamá y manager de Yuri Valenzuela, comenzó a apoyarlo y a darle consejo, y hasta le permitió vivir en un departamento de su propiedad. Poco tiempo después graba un disco de duetos con Yamily, la hermana de Yuri. Esa primera oportunidad no logró gran impacto, a pesar de la gran calidad vocal de su compañía en el dueto, quien le hacía los coros regularmente a su hermana Yuri.

La modalidad de duetos continuó y le otorgó su primera expansión, comenzando a escribir la biografía de Saúl Alarcón en la música. Los duetos lo llevaron a presentarse con diversas figuras de la música regional, como Ulises Quintero, con quien cantó un corrido que logró popularidad abriéndole las puertas en Estados Unidos, y permitiendo que Universal Music produjera su primer trabajo como solista.

En el sur de los Estados Unidos conoce a quien sería su manager y mentor durante un tiempo, y a quien considera su “padrino”, Erasmo Macías, por quien manifiesta admiración. De hecho, fue quien lo bautizó como “El Jaguar”, por su actitud enérgica y resuelta durante sus presentaciones. Macías creyó en Saúl y vio en él un talento nuevo emergente, tanto así que lo invitó a presentarse junto a otros artistas de mayor trayectoria en un festival llamado “La Palma de Oro”, en su edición correspondiente a la sede de León, Guanajuato, donde recibió un reconocimiento.

Empezándose a hacer notar, lo llamaron por primera vez para que se presentara en Chihuahua. La primera vez que Saúl se presentó en su tierra natal, llamó a sus padres para que lo acompañaran. Ellos estaban felices; lo escuchaban sonar todos los días en la radio y que estaban muy orgullosos de él. Saúl venía precedido de cierta fama ya por sus presentaciones en USA y logró lleno total en las dos presentaciones en su tierra natal. Toda la familia estuvo presente en primera fila.

De ahí en adelante, Universal Music siempre lo apoyó en su desarrollo en Chihuahua y Sonora, al principio, antes de su expansión al público de todo México. En ese tiempo admiraba a Elizalde, a los hermanos Vega, a la banda El Recodo y a El Coyote, y tomándolos como ejemplo estaba logrando su gran sueño de ser el solista de una banda norteña, después de varios años de perseverancia y cada vez más experiencia.

Foto vía Facebook

Discografía

Saúl “El Jaguar” Alarcón tiene hasta el momento nueve producciones discográficas en álbum, e innumerables singles de éxito. Trata a sus discos como sus “bebés” y está actualmente en etapa de producción de dos discos más. Los títulos de los álbumes son:

  • Solo contigo (2010)
  • Negocio pesado (Corridos, 2011)
  • Evidencias (2012)
  • Lo mejor de (2013)
  • Mi estilo de vida (2015)
  • Número equivocado (Románticas, 2015)
  • Con Sierreño “Mis canciones favoritas” (2016)
  • Orígenes: mis éxitos con Norteño (2018)
  • Para que no te lo imagines (“Pellízcame”, 2019)

La vida después del éxito

En 2015, estuvo nominado a los Premios “Lo Nuestro”. En 2017, produjo y protagonizó un reality durante dos temporadas a través de sus redes sociales, al que llamó “Esta es mi vida”, el cual lo acompañó por todas sus giras de ese momento. Las perspectivas a futuro incluyen algunas colaboraciones a dúo en su discografía, y un proyecto de homenaje a Ana Gabriel. Entre sus planes está también el incursionar en la salsa y la bachata, y está dispuesto a probar algún tipo de música de fusión, además de seguir en su mundo ya conocido de la música de bandas, norteñas y mariachi.

El Jaguar se ha presentado a lo largo de estos años en innumerables conciertos, bailes, ferias, festivales y presentaciones privadas, tanto en todo México como en Estados Unidos. Recientemente, ha venido expandiendo sus actuaciones a Guatemala, Honduras y El Salvador, y tiene perspectivas de presentarse próximamente en Colombia, España y en Viña del Mar (Chile).

También, en el 2017, estrenó un autobús personalizado, al que llama cariñosamente “El Palomo”, y que lo lleva cómodamente de gira con su banda por todo México. En un salón en su interior, se celebran los éxitos de las presentaciones, se ofrecen entrevistas y se reúne con los empresarios para contratar presentaciones.

También Podría Interesarte:

Deja un Comentario ...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.